Smarcity Santiago, proyecto de Chilectra entrega bases técnicas para ser más eficientes

El trabajo que se está llevando adelante busca delinear los nuevos estándares que podrían guiar la definición de las políticas públicas necesarias para el desarrollo sostenible de las ciudades nacionales.

Como un gran laboratorio al aires libre que posibilite testear en la vida cotidiana las soluciones tecnológicas que permitirán mejorar la calidad de vida de las personas, Smartcity Santiago tiene ambiciosos objetivos: verificar que es posible lograr que las ciudades sean más eficientes en la energía que usan y poner a prueba las innovaciones posibles de escalar si se adoptan una serie de medidas regulatorias que lo hagan realidad.

Para ello, esta iniciativa de Enersis, una empresa del Grupo Enel, que a través de su filial Chilectra busca obtener los análisis necesarios que comprueben que dando algunos pasos clave nuestro país estará preparando para dar un salto significativo hacia la sostenibilidad. De esta manera, los resultados de los estudios efectuados en Ciudad Empresarial sentarán las bases que se entregarán a las autoridades con miras a que éstas cuenten con información estratégica para la definición de políticas indispensables para el desarrollo del país.

“Aunque el proyecto tiene un horizonte de tres años, algunos de los focos de intervención tendrán resultados más rápidos. Todos ellos serán medidos y certificados por entidades independientes antes de ser entregados a las autoridades”, sostiene Claudio Inzunza, Subgerente de Grandes Clientes de Chilectra y Director de Smartcity Santiago.

Focos de intervención

Una de las áreas a prueba es la iluminación pública LED; es decir, cómo se puede migrar desde un alumbrado público tradicional a otra más inteligente, que incorpore conceptos de eficiencia energética y criterios diferentes para avenidas grandes y pequeñas o con abundante arborización. Este cambio también será un aporte a las cámaras de vigilancia que se utilizan en seguridad, pues la iluminación LED permite una mejor resolución de imágenes.

Intervenir el transporte público con vehículos eléctricos es otro avance en una ciudad altamente contaminada como Santiago. Al respecto, el ejecutivo destaca que la apuesta es probar que esta alternativa es eficiente desde el punto de vista operacional, pero para ello se requiere extender el sistema de recarga disponible actualmente.

La telemedición y red eléctrica automatizada son aspectos donde queda más trabajo por realizar, ya que se relacionan con cómo se puede implementar la generación distribuida; es decir, que las personas tengan en su casa un panel fotovoltaico para autobastecerse y que la energía que no utilice sea inyectada a la red. Ese proceso requiere la implementación de un medidor bidireccional en las viviendas, cuyo costo podrían asumirlo las compañías eléctricas si la autoridad determina regular este recambio.

Otro propósito es corroborar que Chile puede tener una red eléctrica más robusta y automática, capaz de despejar una falla en forma automática y, de esta forma, disminuir casi a la mitad el tiempo de espera de los usuarios, quienes también podrían lograr importantes beneficios con la instalación de colectores solares residenciales para calentar agua y paneles fotovoltaicos que generan energía para autobastecerse. A ellos se agrega la habilitación de letreros con data mensajería variable en paraderos, wifi público de libre acceso y cámaras de televigilancia.